jueves, 21 de enero de 2010

Nuevo plan de financiación universitaria en España.

Durante esta semana el Ministro de Educación en España Ángel Gabilondo se ha encargado de entregar varias "pistas" de las principales líneas maestras de la propuesta del nuevo plan de financiación de las universidades públicas españolas, lo que ha tenido un importante eco en los principales periódicos en sus ediciones online.
Uno de los cambios que se avisoran es que el alumno que repite cursos pague más por la segunda y siguientes oportunidades en las que cursa una misma asignatura, incrementándose hasta el 50% del valor del curso la primera vez y alcanzando el 100% del coste de la asignatura si debe repetir más de una vez, lo que supone una presión extra para aquellos alumnos que deben cursar asignaturas con una alta reprobación histórica, a veces denominadas "cuellos de botella" de los planes de estudios de algunas titulaciones.
Otra modificación que se pretende implementar es en el sistema de becas a los estudiantes, aplicando o enfatizando en un criterio socioeconómico, donde los alumnos de hogares con menores ingresos recibirán mayores ayudas y becas, que aquellos provenientes de hogares con una situación económica elevada, como manda la lógica. De esta manera, se identifican 4 grandes tramos para asignar estos beneficios:
1. Renta Baja: tope 13.557 euros anuales para un grupo familiar de 4 integrantes, recibirán una beca-salario de 6.200 euros, más exención de pago de matrícula y posibilidad de solicitar la beca de movilidad.
2. Renta Media-Baja: tope 30.287 euros anuales no pagan matrícula y pueden solicitar la beca de movilidad, así como beca general de 1.400 euros para transporte y material.
3. Renta Media: tope 36.421 euros anuales no pagan matrícula y pueden pedir beca de movilidad.
4. Renta Media-Alta: tope 38.831 euros anuales podrían pedir la exención de matrícula y acceder a un préstamo-renta para los dos últimos años de la carrera.
Una tercera línea importante de este nuevo plan es el incentivo a la movilidad de los estudiantes dentro de España, ya que se pretende reducir el número de carreras impartidas por las universidades, que en el caso de algunas titulaciones es excesivamente alta en cantidad, lo que provoca que algunas se queden sin estudiantes, por lo que se buscará optimizar la oferta de titulaciones y apoyar económicamente a aquellos estudiantes que deban viajar a otra zona del país para realizar sus estudios universitarios.
Sin embargo, la disminución de la oferta de carreras universitarias que pretende el Ministerio de Educación, también afectará a los docentes que en opinión de dicha repartición pública es excesiva en cuanto a labores docentes, lo que obligará a muchos a tener que "reconvertir" sus actividades hacia la investigación, aunque también se preveen planes de incentivo al retiro anticipado.
De esta manera, se comienza a debatir a nivel de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) así como con otros actores relevantes, respecto de las propuestas de modificaciones por lo que habrá que estar atentos al desarrollo de esta situación durante los próximos dos meses, especialmente respecto de las reacciones tanto de los estudiantes como académicos españoles, para analizar la versión definitiva de este nuevo plan.

4 comentarios:

Miguel dijo...

El tema de las matrículas, salvo que lo que hayan cambiado sean los porcentajes no es nuevo. Los precios de la "segunda matricula" y "tercera matrícula" ya eran sensiblemente más caros que los de la primera, además de perder cualquier tipo de subvencion o bono por ser "hijo de personal de la universidad" o "perteneciente a familia numerosa"

El tema de las becas es más que discutible, porque no creo que se deba favorecer que el "pobre" acceda a la universidad, sino que lo haga el "brillante"

De hecho con el sistema de becas actual lo que se consigue es que los hijos de funcionarios no accedan a beca, pues la mayoría de autonómos se encargan en sus declaraciones de no superar ciertos límites, no ya para que sus hijos reciban la beca, sino para pagar otros impuestos que no vienen al caso. Especial mencion a todos mis ex-compañeros hijos de agricultores.

La última medida si parece algo lógico, sin embargo lejos del libre mercado y libre competencia...lo cual no se si es bueno o malo.

Ricardo dijo...

Sin dudas que el análisis de la relación entre nivel socioeconómico y rendimiento académico es un tema mucho más de fondo y muy sensible, si lo circunscribimos sólo al acceso a la universidad, no tengo bases solidas para referirme a la situación concreta de España, pero por ejemplo en Chile existen tremendas diferencias entre la educación que recibe el estudiante más "pobre" económicamente hablando, que asiste a un colegio público y que tiene un rendimiento menor que aquel que asiste a un colegio privado, porque este último recibe una muchísima mejor educación, por lo que ambas, situación económica y "brillantez" en el rendimiento, se transforman en barreras casi insalvables para el pobre si quiere entrar a la universidad. Otra cosa puede ser cuando se equiparán ambas condiciones, y allí es imprescindible la intervención estatal, en ambas barreras.

Miguel dijo...

Entiendo lo que dices, pero no creo que debamos limitarnos al acceso a la universidad. Este acceso debería ser la continuación de una formación anterior.

Muchas veces el enfoque político de estas actuaciones se queda en uno de los grandes gritos anti Bologna: "El hijo del obrero a la universidad".

Bien, muy bien, metamos a todos los hijos de obreros en la universidad, sigamos alimentando esa estupida percepción de que si no se es universitarios, no se es nadie y sigamos considerando a un buen fontanero un pobre hombre (este es un interesantísimo tema en mi opinón).

Una política pública debe ser coherente con otra política que se situe de forma tangente. Si el problema es que los pobres no tienen formación para ir a la universidad, habrá que ahcer programas para que si puedan conseguir esa formación.

Pero la solución fácil, aquella con la que podemos conseguir que un monton de gente grite en una manifestación, es meterlos a todos en la universidad y que luego sea lo que Dios quiera con el nivel de esa universidad.

Por último, no creas que critico por criticar, sólo intento darte la visión de un español, porque como señalas en tu comentario las realidades en Chile y España son muy distintas. Cada uno tiene sus miserias, y yo sólo comento de las españolas las que de algún modo me han tocado eprsonalmente, y si de ahí sale una buena idea de estudio, bienvenido sea.

Ricardo dijo...

Estamos de acuerdo en que el problema de la educación superior es complejo por la gran cantidad de variables y causas que lo acompañan: el acceso, el financiamiento, los aspectos docentes, las salidas laborales, etc.

Sin lugar a dudas que en la sociedad líquida y altamente consumista que nos toca vivir, la posesión de un título universitario se ha transformado en un objeto de deseo más, ahora al alcance de muchísima más gente que hasta hace tres o cuatro décadas atrás.

Pero no por ello podemos ningunear el trabajo humilde o "menos intelectual" del obrero, en algún momento la oferta y la demanda hará que ese obrero, por su escasez sea mejor remunerado que el titulado universitario, aunque creo que eso ya ha sucedido antes acá en España, con el boom inmobiliario donde los obreros tuvieron un alto nivel de ingresos, mayor incluso que el de algunos titulados universitarios, lo interesante es reflexionar sobre lo que la sociedad en ese momento señalaba al respecto. A veces la memoria es frágil....

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...