lunes, 12 de septiembre de 2011

Nuevo curso, viejas problemáticas para la universidad española.

Septiembre marca como siempre el inicio de un nuevo curso para las instituciones educativas sin excepción, período en el cual muchas veces se depositan nuevas esperanzas de que las cosas van a funcionar mejor que el año anterior, que existirán nuevas y mejores oportunidades de desarrollo, nuevos alumnos y un sinnúmero de expectativas que habitualmente caracterizan el inicio de un nuevo año académico, algo que al parecer no será el caso de las universidades españolas.

Ayer, El País publicaba una carta al Director de Salvador Ortí Camallonga graduado de la Facultad de Historia de la Universidad de Cambridge, en la cual se realiza un fuerte llamado para realizar una Reforma Universitaria, que según su autor se justifica entre otras cuestiones por los ya reiterados malos resultados de las universidades españolas en los rankings internacionales.

Así, se plantea la necesidad de brindar un apoyo más decidido a los Centros con mejor productividad científica, más allá de la iniciativa de los campus de excelencia internacional a los que considera insuficiente, criticando incluso la falta de audacia de las autoridades para apoyar la "exclusividad" de este tipo de universidades, criticando también el sistema de contratación vitalicio de los profesores universitarios en España, algo que según su opinión está alejando de las universidades españolas a los investigadores más brillantes.

De la misma manera, hoy La Razón publicaba una nota acerca de la complicada situación financiera de las universidades españolas denunciada por los Rectores, que incluso está poniendo en riesgo la capacidad de dichas instituciones para poder pagar sus principales compromisos a causa de los severos recortes presupuestarios que están sufriendo desde las Administraciones.

Según el Presidente de la CRUE Federico Gutiérrez Solana los recortes presupuestarios que han afectado a las universidades en el último año ascienden a 300 millones de euros, lo que pondrá en peligo la calidad y parte de los servicios que estas instituciones ofrecen a los estudiantes y la comunidad en general.

Así las cosas, el curso 2011/2012 se presenta complejo para el sistema universitario español que al parecer está presente en todas las quinielas de las Administraciones Públicas a la hora de realizar recortes presupuestarios, algo que seguramente hará insostenible la situación para muchas universidades y pone al Plan Bolonia cada vez más en entredicho en cuanto a su efectiva implementación.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...