viernes, 30 de septiembre de 2011

Científica española dona dinero de premio a su investigación para pagar a los becarios: derribando el Efecto Mateo en Ciencia.

Día tras día predominan en los periódicos y noticieros televisivos las noticias sobre la crisis, los rescates financieros y en general la falta de ética de políticos, empresarios, dirigentes y en general, la decadencia de un sistema que reclama cambios urgentes.
En ese escenario, algunas ediciones digitales de periódicos españoles recogen la noticia de la investigadora valenciana Consuelo Guerri del Centro de Investigación Príncipe de Valencia ha recibido un premio de 25 mil euros por su investigación sobre el síndrome alcohólico fetal, dinero que ha donado a su Centro para que pueda pagarse los salarios de su equipo, compuesto principalmente por becarios.
En El Mundo se destaca que no es la primera vez que la investigadora destina dinero para seguir pagando a algún becario, y que a sus 60 años observa con cierta impotencia como se va quedando sola en su laboratorio por los recortes presupuestarios que afectan al Centro.

En el Diario ABC, se destaca que las investigaciones de la Dra. Guerri se orientan al análisis de los trastornos que el consumo del alcohol produce en las mujeres embarazadas, estudios por los cuales recibió el premio "Manfred Lautenschläger Award" en Alemania.

Este tipo de ejemplos nos permiten recordar lo que de acuerdo con Robert K. Merton denominaba "El efecto Mateo en la Ciencia", basado en el Evangelio de San Mateo y en la historia de aquél cobrador de impuestos, en cuyo capítulo 19 versículo 13 dice: "porque a cualquiera que tiene, le será dado, y tendrá más; pero al que no tiene, aún lo que tiene le será quitado". En Ciencia, Merton señalaba que la aplicación de este pasaje bíblico implicaba que los científicos más experimentados, con mayor currículum, publicaciones e investigaciones seguirían acaparando los premios, distinciones y reconocimientos otorgados a su labor, mientras que aquellos científicos menos connotados, más jóvenes o con menor grado académico quedarían apartados de este tipo de posibilidades y postergados por aquellos científicos de mayor prestigio, algo que Mario Bunge explica de manera brillante en este artículo.

En cierta medida, en el caso de la Dra. Guerri se cumple el Efecto Mateo, dado que si bien sus investigaciones son desarrollados a través de un equipo compuesto por varios científicos, es a ella por ser la más destacada y experimentada a la que se le otorga este reconocimiento, no obstante ella con su generosa actitud derriba o contradice en parte lo que Merton señalaba de los científicos de mayor connotación y experiencia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...