jueves, 25 de noviembre de 2010

Las reformas universitarias que nadie quiere en Europa.

Europa no es feliz en estos momentos y eso se respira en el ambiente político, social y económico, que duda cabe de eso, basta con ver lo que sucede con Irlanda en estos momentos, otro de los milagros económicos europeos de la década pasada, que se ve resignada frente al rescate financiero que siembra su sombra sobre el Gobierno irlandés y sobre unos cuantos más probablemente.
En ese contexto, algunos gobiernos han decidido implementar reformar e importantes cambios en los sistemas universitarios, que básicamente consisten en medidas bastante similares: reducción de los aportes presupuestarios del Estado a las universidades, fundamentalmente ayudas y becas, aumento de tasas a los estudiantes y disminución de los recursos destinados a la investigación.
Ayer, por segunda semana consecutiva los estudiantes del Reino Unido se lanzaron a las calles para protestar contra las medidas de su Gobierno, lo que se tradujo en importantes enfrentamientos y choques con la policía.


El rechazo de los estudiantes británicos al plan de ajuste del Primer Ministro David Cameron, que consiste en triplicar las tasas universitarias que pagan los estudiantes por sus carreras, jornada que ayer finalizo con 15 detenidos y dos policías, un carro policial con importantes daños que quedo abandonado entre un cerco policial a los estudiantes, todo esto sumado a un sinnúmero de clases suspendidas en todo el Reino Unido, que escenificaron el día de protestas ocurrido ayer y que hacen presumir que muy probablemente no serán las últimas en caso del que el Gobierno Británico persista en su política de aumentar las tasas universitarias, algo que según lo anunciado desde que asumiera el poder se extenderá hacia otras esferas.


Hoy, ha sido el turno de los estudiantes italianos que también se han lanzado a la calle para rechazar el proyecto de reforma universitario patrocinado por el Gobierno de Berlusconi, y que de acuerdo a lo que informa El País ha sufrido una importante derrota política.
En España, con muchísimo menor ruido mediático, los estudiantes de doctorado de Cataluña protestaron por la subida de la tasa de matrícula en un 280%, a consecuencia de la adaptación de estos programas al Plan Bolonia.
Al parecer, el efecto contagio no solo se tendrá que analizar en el ámbito macroeconómico y de la finanzas públicas europeas, ya que al parecer las reformas universitarias o más bien los recortes presupuestarios y subidas de tasas extenderán el movimiento estudiantil por buena parte del continente.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...