domingo, 20 de junio de 2010

Reforma al sistema universitario chileno: universidades estatales versus las privadas.

Para nadie es un misterio que la educación superior en Chile necesita una reforma importante y profunda, situación que ya fuera demandada por la OCDE el año pasado cuando se dieron a conocer los resultados de su informe sobre el sistema universitario chileno, a lo que además se suman los reiterados planteamientos del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (CRUCH) acerca de la necesidad de que el Estado proporcione más apoyo a sus universidades. Anteriormente también en este blog hemos analizado algunos aspectos que a nuestro juicio resultan importantes de analizar para mejorar la educación superior chilena.
En este contexto, el diario La Tercera publica hoy una entrevista al nuevo Jefe de la División de Educación Superior (DIVESUP) del Ministerio de Educación Sr. Juan José Ugarte, en donde plantea que el actual Gobierno pretende impulsar una serie de reformas para fortalecer el sistema universitario chileno, sustentando sus propuestas básicamente en el Informe de la OCDE.
Uno de los objetivos de estas reformas es crear una nueva institucionalidad que básicamente reúne a las universidades públicas y privadas en un ente que se dedique a discutir y reflexionar sobre las políticas de educación superior referidas entre otros temas a la calidad de las universidades o el sistema de ingreso de nuevos estudiantes.
Esta modificación intenta resolver la antigua pugna entre el CRUCH y las universidades privadas, que desde la última reforma al sistema universitario en 1981 han presionado por tener mayor influencia y protagonismo en las decisiones que se toman en Chile respecto del sistema de educación superior, especialmente en lo que se refiere al sistema de selección e ingreso de los estudiantes y el financiamiento universitario.
No pareciéndome mal la diversidad de opiniones que permitan enriquecer el sistema universitario chileno y la políticas que deben implementarse en esa dirección, en este primer objetivo de la reforma del Gobierno existe un tema de fondo importante en cuanto a la institucionalidad: el respaldo decidido del Estado a sus universidades mediante el desarrollo de una política pública específica que las fortalezca y ubique en un sitial de excelencia. La propuesta del Gobierno en ese aspecto es ambigua y pareciera ir en la dirección contraria.
El otro gran objetivo inmediato de la reforma que pretende impulsar el Gobierno se relaciona con el financiamiento universitario a través de fondos concursables, algo que ya ocurre en la actualidad pero que mediante esta iniciativa se pretende consolidar y profundizar aún más.
De acuerdo con el nuevo Jefe de la DIVESUP actualmente las universidades chilenas reciben aportes directos del Estado equivalente al 32% de sus presupuestos y sólo un 19% mediante fondos concursables, situación que se pretende revertir, pero que deja a la luz el hecho de que el 49% restante del financiamiento de las universidades chilenas proviene de los propios estudiantes mediante el pago de aranceles o tasas académicas, algo impensable en los países de la OCDE de la zona europea por ejemplo en donde las universidades tienen la condición de servicio público, por lo que su financiamiento proviene en mayor medida de aportes directos del Estado y en muy baja proporción en relación con el pago de aranceles o tasas académicas.
La guinda del pastel la proporcionaría la modificación al sistema de becas y créditos, en donde básicamente la idea es entregar directamente los beneficios a los alumnos y no a las instituciones independiente de la universidad donde estudien, lo que les permitirá moverse de una institución a otra si lo desean. No me puede imaginar el asedio publicitario hacia los chicos que egresan de la enseñanza media y pretende ingresar a la universidad, ofreciéndoles todo tipo de regalías y beneficios para capturar ese "subsidio portable" como lo denomina el sr. Ugarte.
Además, se pretende priorizar las becas para los alumnos de escasos recursos o que estudien en carreras de alta rentabilidad social, mientras que los créditos serán destinados para los estudiantes de clase media o que estudian en carreras de alta rentabilidad privada.
No se señala con claridad en la entrevista como se medirán esas rentabilidades, aunque existen algunas investigaciones al respecto como la matriz de beneficios de la educación superior aportada por el Institute for Higher Education Policiy, y respecto de la cual hemos realizado algunos análisis sobre el concepto de responsabilidad social universitaria en la declaración de misión y visión de las universidades de la macro zona norte.
De esta manera, esperemos que los próximos meses se desarrolle un amplio debate en Chile en relación con esta Reforma por el bien de la educación superior del país, sin egoísmos ni intereses corporativos que suelen aflorar en este tipo de procesos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...