jueves, 10 de junio de 2010

La Universidad Complutense con problemas para pagar las nóminas.

La actual crisis económica continúa causando estragos en España y ahora toca el turno a las universidades públicas, específicamente la Universidad Complutense de Madrid, que cual efecto dominó comienzan a sentir sus efectos debido a la falta de ingresos desde el Gobierno de la Comunidad madrileña y dado que los ingresos propios vía por pago de tasas por concepto de matrícula de los estudiantes no se realizan hasta el mes de Septiembre.
De acuerdo a lo que informa hoy El País, los reiterados recortes presupuestarios han obligado al Rector de la Completense al no pago temporal de la seguridad social y de hacienda de la nómina de sus más de 10 mil empleados entre docentes, investigadores y PAS, a lo que se suma un plan de contingencias para reducir gastos en lo que resta del 2010.
El mencionado plan de ahorro considera entre otras medidas la reducción de algunos cargos de altos directivos, no pago de horas extraordinarias o el no pago de las conferencias a los profesores de la universidad entre otras medidas. Por ahora se descarta la realización de despidos para reducir personal.
La situación que vive actualmente la Complutense también ha afectado en los úlltimos meses a las universidades gallegas y de la Comunidad valenciana como señaláramos en su oportunidad en este blog, hechos que demuestran la fuerte dependencia económica de las universidades públicas españolas de los recursos provenientes de las Comunidades y Gobiernos Regionales, lo que a lo menos pone en entredicho su autonomía financiera.
La reflexión que cabe ante estos acontecimientos pasa fundamentalmente por reconocer que la ciencia, la investigación y la educación superior no son prioridades ni del Gobierno nacional ni el de muchas Comunidades Autónomas, que ven en estos sectores una de sus primeras prioridades para aplicar los recortes presupuestarios, algo que de mantenerse puede no sólo derivarse en una crisis del sistema universitario y de investigación, sino que obligará a las universidades a priorizar sus menguantes recursos y esfuerzos para priorizar actividades que les generen ingresos que les permitan autofinanciar sus presupuestos, que es casi el caldo de cultivo perfecto para que se comience a pensar en la subida de tasas académicas a los estudiantes.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...