martes, 18 de mayo de 2010

Convalidación de la experiencia laboral en el desarrollo de una carrera universitaria en España: ¿se avecina una tormenta?

Los cambios que exige el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) para su implementación en los sistemas universitarios de la Unión Europea no se detienen, y ahora según el diario El País corresponde el turno de reglamentar un aspecto que se encuentra aparcado desde el 2007 en el sistema universitario español: la convalidación o reconocimiento de la experiencia laboral de hasta un 15% en los planes de estudios de las nuevas titulaciones y Máster en España.
De acuerdo con dicha fuente, el Ministerio de Educación se encuentra preparando un Real Decreto para hacer operativo lo dispuesto en la ley que establece el desarrollo de un Marco Español de cualificaciones para la Educación Superior, que a su vez se sustenta en la Declaración de Bergen (2005) y los Descriptores de Dublín que establecen el Marco Europeo de Cualificaciones.
El reconocimiento de la experiencia laboral adquirida implica que cualquier persona matriculada en una titulación o máster en el sistema de educación superior español (enseñanza universitaria; enseñanzas artísticas superiores; formación profesional de grado superior; enseñanzas profesionales de artes plásticas y diseño de grados superior; y las enseñanzas deportivas de grado superior) que posean conocimientos como resultado de su experiencia laboral o estudios previos podrán solicitar se les convalide dicho aprendizaje en su plan de estuidos.
Además de los aspectos propiamente legales y administrativos, la discusión en torno a esta temática se relaciona con dos grandes aspectos: (1) El porcentaje de reconocimiento de la experiencia laboral en el avance curricular, para algunos 15% es muy poco debido a que en otros países se acerca al 100%; y (2) el impacto que esta medida tendrá al interior de las universidades y sus ya de por sí complejas culturas organizacionales.
Respecto de esto último, resulta difícil no reflexionar respecto del impacto que tendrá este tipo de cambios para aquel catedrático implacable que transformaba su asignatura en el "cuello de botella" de la carrera, donde su inexpugnable examen de fin de curso impedía el avance académico de decenas de estudiantes, verá ahora como mediante estos mecanismos pierde el control y la hegemonía curricular.
Más allá de la sátira, debiera ser importante considerar la calidad de la formación proporcionada por las universidades y el sistema universitario en general al momento de analizar estos temas, no sólo en cuanto a los ya manoseados rankings universitarios, sino que especialmente en una faceta que la universidad ha ido perdiendo en los últimos años: la formación de ciudadanos reflexivos, críticos, responsables y comprometidos con el desarrollo de la sociedad, más allá de la habitual "titulitis" dado que para el desarrollo de competencias técnicas no existe ningún lugar mejor para adquirirlas que el propio lugar de trabajo, siendo menos relevante la sala de clases y los exámenes del catedrático al cual aludiamos anteriormente.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...