domingo, 27 de septiembre de 2009

Decidir en época de crisis: transparencia y responsabilidad.

Esta semana que acaba de terminar tuve la oportunidad de participar con una comunicación en el XV Congreso de la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA), realizado en Valladolid del 23 al 25 de septiembre de 2009.
Para variar presenté un trabajillo sobre la Responsabilidad Social Universitaria que entre tanta economía, normas contables y análisis financieros y estadísticos era el bicho raro del evento junto a otros dos o tres quijotes que analizaban en sus trabajos y exposiciones temas similares, que aunque pasamos más bien desapercibidos, siempre es interesante asistir a este tipo de encuentros para conocer que se está investigando en la actualidad.
Sin embargo, quisiera destacar un gesto de la organización que a modo de anécdota me muestra que aun queda espacio para las actitudes desinteresadas y socialmente responsables en el cada vez más mercantilizado mundo de la ciencia y la academia.
Hace ya un par de meses que me habían informado que aceptaban mi trabajo, pero para participar en este encuentro tenía que cancelar un valor de inscripción de 340 euros, suma que está absolutamente fuera de mi alcance en estos momentos de mi vida como becario en el extranjero, que en economía de guerra debo hacer alcanzar mi beca para mantener un hogar y una familia, con todos los gastos que ello implica. (con todo lo que comen mis retoños)
La anécdota pasa porque cuando ya ni pensaba si quiera en participar en este evento, desde la organización del mismo me otorgaron una beca de inscripción por mi condición de estudiante, algo que sin duda se agradece, pero que no deja de sorprenderme porque como ya dije mi temática de investigación no es precisamente la principal de este evento y mi humilde trabajillo no es exactamente una gran lumbrera, sino que más bien es una reflexión y propuesta teórica elaborada a la luz de uno de los seminarios de mi doctorado. Por ello, me parece digno de destacar y agradecer a la AECA su gesto para con el suscrito, que me demuestra que aun es posible encontrar acciones altruistas y desinteresadas en este tipo de actividades, algo que al igual que los dinosaurios daba por desaprecido de la faz de la tierra.
De igual manera, dos conclusiones me quedan después de participar en el Congreso que tenía por sugerente título "Decidir en época de crisis: transparencia y responsabilidad":
1. Por Dios que les gusta a los académicos e investigadores realizar estudios cuantitativos que analizan datos que han recogido otros y no ellos, aplicándoles todo tipo de herramientas estadísticas, funciones, regresiones lineales y cuanta fórmula encontremos disponible para confirmar algo que ellos mismos han planteado al principio como hipótesis y quedar como los "reyes de la ola", pero que no me dice nada de lo que piensan y sienten las personas con las que están relacionadas las benditas cifras, como si los números fueran capaces de decirme lo que realmente ocurre en el problema analizado. Me quedo con mis entrevistas y el análisis cualitativo de los discursos de las personas con las que hablo.
2. Ay que la tenemos complicada para salir de la crisis en España, con todo el mundo disparándole al pobre Zapatero por su incapacidad e inoperancia para tomar decisiones oportunas y acertadas, con la burbuja inmobiliaria como la principal culpable de los problemas económicos locales y con la banca pidiendo hasta el certificado de inscripción del perro para conceder un puñetero crédito a las pobres PYMES y autónomos que concentran el 90% de la mano de obra de este país, que no reciben ayuda del Gobierno y que además deben ver como las grandes empresas les retrasan una y otra vez los pagos por los servicios prestados. ¿responsabilidad social empresarial? Adiós a la responsabilidad social y sálvese quien pueda.....

5 comentarios:

Miguel dijo...

Ya sabes socio que lo de la cuantitividad de los aspectos humanos es algo que me supera intelectualmente.

Hemos perdido la fe en las instituciones, entre ellas la religión, en contra de la religión llegó la racionalidad y con la racionalidad llegaron los modelos racionales económicos, los cuales no me valen de nada.

Y no me valen de nada, no porque yo esté por encima de ellos, ni muchísimo menos, sino porque hay gente que tiene plena fe en los mismos, y esto sólo vale para hundir a los mediocres.

Deberíamos enseñar a la gente a pensar y no a seguir modelos estrictos que presuponen unas condiciones iniciales totalmente irreales.

Creo que me has dado tema para el próximo post. Lo dejaré madurar unos días.

Ricardo dijo...

Te entiendo, efectivamente no se trata de arrogancia ni mala leche, se trata de ahondar más allá de lo que la bendita cifra te muestra, habitualmente una tendencia, pero no me señala ni lo que sienten ni esperan las personas o grupos considerados en una muestra.

Un abrazo.

Eduardo Rafael Avila Rumayor dijo...

Las agradables experiencias a veces nos llevan a descubrir que somos también objeto de las "validaciones" necesarias para mantener el status quo del establismen académico. Hace un tiempo escribí en un artículo de un boletín: "El refugio salvador, donde mejor nos sentimos, termina siendo el evento teórico. Los salones casi siempre acogedores, poco promueven el real debate sobre el resultado y su nivel de introducción en la realidad compleja que nos rodea y que necesita ser cambiada desde preceptos científicos.
En ellos, poco se ve o se escucha el diálogo, la opinión o el simple interés de quienes deben introducir cambios en los procesos sociales. Mejor aún, pudiera ser que los resultados científicos se convirtieran en vehículo modeladores de nuestros planes de producción, ventas, objetivos a alcanzar o simple material de consulta cada vez que se intente transitar el sinuoso camino de los procesos sociales."

Ricardo dijo...

Hola Eduardo, lo más cómodo es meterse al Eurostat o a la base de datos que tenemos a la mano, armar un modelito y meterle datos e inferir conclusiones, el trabajo de campo que lo hagan los alumnos de doctorado.
Saludos.

Ricardo dijo...

Aquí les dejo un link interesante relacionado con la investigación que apareció en el diario ABC:

http://www.abc.es/20090928/ciencia-tecnologia-biologia/estudios-cientificos-estupidos-ultimos-200909281200.html

En parte a eso me refiero con mi reflexión en el punto Nº1.

Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...